pularda
otros

¿Cómo preparo pularda trufada al horno?

Una carne blanda, tierna, sabrosa y muy fina es una de las mejores alternativas para protagonizar una velada especial. Desde los inicios de Cascajares hemos cuidado la elegancia de nuestros productos, por ese motivo, el capón y la pularda han estado siempre presentes en nuestros platos.

Uno de los platos preparados estrella que con mimo y cuidado ofrecemos a los consumidores es la pularda trufada asada al horno, la receta fácil y sencilla que hoy vamos a explicarte cómo se hace para que te consideren un auténtico “cocinillas”.

La pularda trufada que presentamos está confitada en aceite de oliva virgen extra, lista para calentar en el horno y tener un plato espectacular en menos de 40 minutos.

Debido a nuestro compromiso con la celiaquía, este producto no contiene gluten. Además, cuenta con 70 días de caducidad a temperatura entre 1 y 8 grados. Sin duda, es el plato perfecto para cinco-seis personas.  

¿Cuáles son los pasos a seguir? Muy fáciles:

  1. Abre el paquete y reserva la grasa que rodea la pularda.
  2. Extrae la pularda trufada.
  3. Corta y retira las tiras, para proceder a quitar los muslos y las alas.
  4. Filetea la pularda en lonchas finas.
  5. Coloca la pularda en un recipiente para horno.
  6. Añade la salsa de setas -que viene incluida- y la grasa de la propia pularda.
  7. Hornea 30 minutos a 180 grados.

Nuestra recomendación para filetear la pularda es hacerlo en frío ya que es más fácil que en caliente. Una vez horneada, para un resultado óptimo, aconsejamos la mezcla de la salsa de setas (incluida) con la propia grasa que rodea la pularda. Esta combinación da aún más sabor a la tierna carne.

pularda-trufada-asada-al-horno

No es necesario que pienses qué acompañamiento es el más correcto para experimentar una perfecta mezcla de sabores. En Cascajares llevamos años trabajando en el sector culinario y hemos comprobado que el gratén de patata, los higos confitados en almíbar y la salsa de arándanos combinan de manera impecable con la carne. 

Los higos confitados en almíbar proporcionan un toque dulce a una carne tierna con la piel crujiente. El cordero lechal al horno aumenta su sabor con esta guarnición, sin duda. Por eso, para completar y conseguir un plato con una valoración de diez, ofrecemos una conserva de cinco higos que aguantan hasta siete días tras ser abiertos. 

La segunda opción es una guarnición de patata, queso emmental y bechamel perfecta para acompañar cualquier carne. Su peso es aproximadamente de 90 gramos y se regenera en el horno. Lo puedes cocinar a potencia máxima en microondas durante 2 minutos u hornear 20 minutos a 175grados.

Pero si la idea que más te ha convencido es la de la salsa de arándanos, también puedes acompañar tu plato con este producto. El dulzor de los arándanos es otra de las opciones para perfeccionar esta pieza de carne y de la que dispones también en Cascajares.

Disponer de un menú completo y sabroso con el que sorprender a tus comensales, es posible en tan solo unos minutos. No renuncies al tiempo con tus seres queridos, desde Cascajares nos encargamos de que ofrezcas platos espectaculares.

Aquí te dejamos los pasos de otras recetas sencillas como el jarretón de ternera lechal, la carrillera de vacuno o cordero lechal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.